Guía para elegir un lubricante

Guía para elegir un lubricante

Es uno de los problemas frecuentes que menoscaban las relaciones sexuales: la sequedad de las mucosas genitales o anales. La lubricación natural mengua, pero para contrarrestar este efecto del paso de los años nada como un lubricante a tiempo que garantice un momento placentero.

 

Además de su carácter lúdico en el encuentro sexual, es un recurso imprescindible cuando se emplea preservativo, para evitar su rotura y prevenir enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados. La oferta es innumerable: de silicona, oleosos, de base acuosa, de efecto frío o calor, sabor a fresa, limón o chocolate... por lo que más de uno se hace un lío a la hora de elegir cuál es el que más le conviene.

 

Que dure y no dañe el preservativo

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala los lubricantes, junto a condones, como un artículo de vital importancia en la prevención de embarazos no deseados, el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS). "Debido a la magnitud de la recomendación, se han establecido unos criterios sobre las características que deben cumplir estos productos, que son principalmente dos: no debe afectar a la integridad del preservativo y deben proporcionar un efecto duradero.

 

El lubricante que se usa no de forma lúdica explica, "debe ser lo más parecido posible a la lubricación fisiológica, con texturas filantes, un poco líquidas, que son las que gustan más, sobre todo que no se sequen demasiado pronto y que mantenga el grado de humedad. Algunas marcas empiezan a incluir la duración de la humedad desde su aplicación: se dan cuenta de que es un elemento importante, porque si se seca enseguida o se compacta puede tener un efecto contrario al buscado".

 

Un lubricante para cada momento

El lubricante adecuado debe siempre ir acorde al uso que se le desea dar. "Los de base acuosa o silicona se aconsejan para relaciones sexuales con preservativo, ya que estos compuestos no deterioran el látex, a diferencia de los de base oleosa”.

 

La silicona, añade la experta, "es inerte, segura y con mínimo efecto sobre las propiedades del preservativo, algo que también la hace más conveniente para el sexo en el agua o para el sexo anal debido a su densidad. Los de aceite o los de silicona responden ante los casos como la menopausia, el ardor o la sequedad al durar más, los de agua deben reaplicarse porque se evaporan".

 

Los de base acuosa, tienen la virtud de ser respetuosos con los espermatozoides. "Muchas veces el problema de la sequedad se da cuando se busca embarazo, cuando la pareja se siente angustiada o está pendiente de estudios de esterilidad o de inseminaciones artificiales, de ahí la importancia de usar un lubricante que no dañe los espermatozoides. En estos casos, hay que descartar el de silicona o el oleoso. Además, los de silicona tienen una textura muy agradable pero no son aconsejables para los juguetes eróticos, que son también de silicona".

Please login to comment on this blog