Diario de una Escort II

Diario de una Escort II

Capitlo II - El contacto de ese buen burdel


Capitulo uno: "El comienzo"

Ya se enteraron de como entre en este mundo, gracias a mi amiga y a las ganas de conseguir dinero rápido. Desde esa primera vez fue pasando el tiempo, en realidad pasaron cinco años hasta que algo relevante volvió a pasar durante mi nueva profesión. 

Me gradué de comunicación social pero nunca ejercí mi carrera, cuando terminé la misma ya tenia dos vehículos y un departamento. En realidad, no me faltaba nada, trabajaba cuatro días a la semana y de vez en cuando iba a bailar y conseguir clientes en el mejor burdel de Caracas. 

En este local fue donde todo cambiaria a un plano mayor, conocí a un caballero Frances, el se dedicaba a llevar mujeres y colocarlas a trabajar en España, Italia, Francia y Grecia. En estos cinco años vi varias chicas que se iban a prostituir a Europa y regresaban con el doble de lo que hacían normalmente aquí. Así que cuando el me lo planteo no lo pensé, mi primer destino fue España estuve tres meses y de verdad hice mucho más dinero que en mi país, y la vida nocturna era de otro nivel. Llegue a participar en orgias, ganar dinero por acompañar hombres a bares swinger, ir a fiestas sexuales muy extrañas. De verdad la pase muy bien. 

Me incline a seguir de país en país, ya que la persona que me llevo a España tenía muy buenos contactos, y te cobraba solo pero el contacto a fin de cuentas podía trabajar como Escort independiente. Llegue a Italia en mi cuarto mes de viaje, en realidad aquí fue solo trabajar y trabajar mi teléfono no dejaba de sonar. Despertaba haciendo sexo oral, almorzaba teniendo sexo anal y cenaba haciendo un trio con dos jóvenes que eran amigos y querían meterlo en una vagina los dos juntos. Fueron dos meses de sexo desde el amanecer al anochecer. Llegue a pensar que iba a necesitar una reconstrucción vaginal. 

Solo aguante este ritmo dos meses, y me invitaron a Alemania. Sinceramente mi objetivo económico ya había sido logrado y estaba agotada de sexo en todo momento. Acepte esta invitación ya que era para trabajar en un lugar que era un show en vivo. Es un poco extraño para describir, pero lo intentare. Imagínense un pequeño escenario redondo cerrado, pero las paredes son de vidrio y detrás de esos vidrios hay cubículos con personas mirando, y por cada cinco minutos tiene que pagar un monto o el vidrio se pone oscuro. Bastante extraño cierto. 

Pues trabaje dos mese haciendo show lésbico en ese lugar, de verdad me encanto. Estaba cansada de atender clientes, de tantas caras distintas al día. Aquí podía estar sola, o con otra mujer que con cada show nos sentíamos mas compenetradas. Todo lo que gane en ese trabajo lo gaste en paseos, restaurantes, buenos hoteles. No les conté esto era en horario de oficina, un horario que nunca había tenido jajaja. Pero mi tiempo de turista en el país termino y tenia que salir. De verdad ya no quería volver a mi país, me encantaba el estar viajando. Entonces que podría hacer, y llego una nueva oportunidad, mi pareja del show lésbico es chilena y adivinen a donde mi invito.

Please login to comment on this blog