Hematofilia ¿Te gusta la sangre?

Hematofilia ¿Te gusta la sangre?

También conocido como fetichismo vampiro, es una atracción sexual hacia la sangre. Los fetichistas se sienten más atraídos por la sangre en individuos desnudos o semidesnudos. Otros se excitan simplemente al ver la sangre. Siendo testigo de cortes accidentales o intencionados o de donaciones de sangre son ejemplos de ello. Solo en casos extremos se excitan viendo escenas extremadamente sangrientas.

 

Este fetichismo se acompaña a menudo por lamer o beber sangre a través de sangrías. Esto se hace a veces mediante mordiscos llamados “love bites” (mordiscos de amor) aunque no es la norma debido al riesgo de hematomas o infecciones. Una hoja de afeitar es lo que se usa más a menudo. Además de un fetichismo sexual, se considera normalmente una expresión de intimidad o cercanía afectiva.

 

Hay una comunidad numerosa alrededor de este fetichismo, underground en su mayoría, debido a su naturaleza controvertida. Está enlazado en parte con la subcultura de los vampiros, aunque la mayoría de los fetichistas de la sangre no se consideran a sí mismos “vampiros”, a pesar de que algunos tienen un fetichismo por los vampiros; el fetichismo por la sangre ha venido siendo tratado como “vampirismo” a lo largo de la historia en la literatura psiquiátrica y artículos sobre el tema.

 

Bloodsports o bloodplay son los términos usado en los juegos sexuales o BDSM que incluyen sangre. Es considerado un juego extremo (edgeplay) debido a su naturaleza por poder extender fácilmente enfermedades contagiosas a través de la sangre. También es posible, aunque raro, que los que no tienen cuidado corten demasiado profundamente a la otra persona y causar que sangren en exceso.

 

También hay un fetiche por la sangre menstrual, también llamado Red Wings (alas rojas]), que se centra en mujeres con la menstruación, ya sea teniendo el período sin bloquear la emisión de sangre o centrándose en los tampones usados. Algunos disfrutan de realizar cunnilingus a sus parejas durante la menstruación. Lo mismo se puede decir de la mujer; el área genital es a menudo más excitable durante la menstruación y los orgasmos pueden ser más intensos.

Please login to comment on this blog